Bienvenido a Nieto Senetiner

Al acceder al sitio usted acepta que tiene la edad legal para beber en su país.

EN
PT
ES

Don Nicanor: Bodega Senetiner celebra 20 años del vino que lleva el nombre de su fundador


Posicionada como la segunda bodega más vendida del mercado argentino, Nieto Senetiner celebra el aniversario N°20 de su línea Don Nicanor y reafirma una trayectoria de valor, calidad y evolución a lo largo de los años. Fundada en 1888 y emplazada en Vistalba, Luján de Cuyo, ha logrado mantenerse vigente y llegar, año tras año, […]


Posicionada como la segunda bodega más vendida del mercado argentino, Nieto Senetiner celebra el aniversario N°20 de su línea Don Nicanor y reafirma una trayectoria de valor, calidad y evolución a lo largo de los años. Fundada en 1888 y emplazada en Vistalba, Luján de Cuyo, ha logrado mantenerse vigente y llegar, año tras año, a todos los consumidores argentinos. Con una esencia que ha conseguido captar y sorprender a quienes eligen sus vinos, por su excelencia y calidad, representa hoy un símbolo del vino argentino.

Origen, identidad e inspiración

Nicanor Nieto nació el 7 de agosto de 1907 en Valero, provincia de Salamanca, España. Proveniente de una familia de agricultores, migró a Mendoza a los 18 años con su hermano Vicente. Allí forjaron vínculos con la sociedad mendocina y estrecharon fuertes lazos con la colectividad española. Contrajo matrimonio con Isabel Carbó, con quien tuvo tres hijas: Susana, Rosa y Beatriz. Rosa Nieto, su segunda hija, se casó con Adriano Senetiner.

Nicanor Nieto siempre tuvo la genética del entrepreneur. En el año 1942 creó y lideró un proyecto modelo de establecimiento en conservas alimenticias, con un estilo propiamente cuyano, y lo convirtió en un referente nacional por la calidad de sus productos y la distribución regional. Sus marcas más emblemáticas fueron “Santa Isabel” y “El Nieto”, que lograron permanecer por largo tiempo en la mesa de todos los argentinos.

Transcurría el año 1969 y un nuevo proyecto estaba por nacer: involucrarse en la vitivinicultura de la mano de Adriano Senetiner, su yerno. Ese año conformaron una sociedad denominada Nieto Carbó y A. Senetiner A.C.I. y compraron una bodega en Carrodilla, Luján de Cuyo – Mendoza – a las familias Gabrielli y Baldini. La primera cosecha que presentó al mercado fue el Borgoña cosecha 1973 y desde entonces, la saga continúa hasta nuestros días. Fue una de las primeras bodegas en obtener premios internacionales: en 1976 con un Gold Medal en Milán (Italia), un nuevo Gold Medal en 1978 en México y así continuó hasta nuestros días.

A pesar de que la luz de Nicanor Nieto se apagó en 1987, a sus 80 años, hoy es emblema de un vino que nació en homenaje a su figura: DON (señor), como lo llamaban con respeto y cariñosamente la gente que trabajaba con él.

Un ADN que evoluciona

Con más de 130 vendimias sobre sus espaldas, la trayectoria de Nieto Senetiner es paralela a la trayectoria misma del vino argentino. Una historia que es la historia de su tierra y de su gente. Un largo camino de superación y evolución, que tuvo como constante la pasión que la distingue, desde siempre, a sus hacedores. Con vinos que reflejan la culminación de un saber hacer acumulado durante décadas y generaciones, ha sabido posicionarse como una bodega sinónimo de calidad y excelencia.

Con un portafolio que rinde homenaje a su fundador, Don Nicanor presenta Don Nicanor Single Vineyard Malbec 2016, un vino profundo y complejo que rinde homenaje a la historia de Nieto Senetiner, y las líneas Barrel Select (Malbec y Cabernet Franc), proveniente de lotes de barricas especialmente seleccionadas de los viñedos del Valle de Uco, compuesta por vinos elegantes y complejos. y la línea Varietales (Malbec, Cabernet Sauvignon, Blend y Chardonnay), vinos de extraordinaria expresión varietal, que surge de la selección de los mejores viñedos de Luján de Cuyo y Valle de Uco.

Don Nicanor Barrel Select

Malbec: se elabora principalmente con uvas que provienen y varían de las zonas de Gualtallary, Paraje Altamira, Los Árboles y Los Chacayes. “Es una expresión más sofisticada del Malbec mendocino, en el cual puede haber hasta un 15% de barricas de primer uso para aportar más intensidad, pero sin sacrificar la varietalidad. Es un vino más moderno pero de paladar amigable y fácil de beber”, explica Santiago Mayorga.
Cabernet Franc: tinto sofisticado y potente que combina frutos rojos, especias y hierbas aromáticas de manera precisa, con los aromas que aporta la crianza.
Varietales

Don Nicanor Malbec: Vino de intenso color violáceo. En nariz, expresa aromas a frutos rojos y negros. También aparecen notas florales como violetas y especias de campo. La madera está muy bien integrada, aportando suaves notas de cacao amargo. En boca es fresco, elegante, con taninos aterciopelados y gran persistencia.
Don Nicanor Cabernet Sauvignon: Es un exponente de extraordinaria expresión varietal que surge de la selección de los mejores viñedos de Luján de Cuyo y Valle de Uco. Su perfil es intenso, de color rojo rubí. En nariz, expresa aromas a frutas negras y a especias como pimienta negra y pimentón. Su crianza en roble francés durante 12 meses otorga notas a chocolate amargo, que aportan complejidad. En boca se presenta con entrada dulce, taninos firmes y buen equilibrio.
Don Nicanor Blend: Un vino de perfil intenso, de color rojo profundo. Sus aromas a frutos rojos maduros y ciruela se combinan con las delicadas notas a especias y tabaco entregadas por la madera. En boca se presenta elegante, armónico, intenso y con un final prolongado.
Don Nicanor Chardonnay: Al servir una copa, se revela su delicado color amarillo con reflejos dorados. En nariz expresa elegantes aromas a flores blancas, cítricos y tropicales, combinados con notas de vainilla y caramelo aportadas por la madera.
Con un amplio abanico de vinos de gran complejidad, elegancia, equilibrio y pureza varietal, Nieto Senetiner ha demostrado ser una bodega que, con constancia y pasión, ha sabido entender el mundo del vino y las tendencias de consumo, para dar respuesta a las necesidades y motivaciones de los consumidores. Con vinos y marcas de valor creadas a lo largo de su historia, y ubicada en Vistalba, Luján de Cuyo, primera zona vitivinícola de Mendoza, hoy está posicionada como una de las bodegas más importantes del país y sus vinos son verdaderos referentes de sus segmentos.



FUENTE: Punto a Punto / Nota